Las cosas más bellas del mundo no se ven ni se toca, sólo se sienten en el corazón.